top of page
  • drcaballerodeleon

Lumbalgia, dolor de espalda baja.

La lumbalgia ha sido definida por las guías de manejo del dolor de espalda baja o lumbalgia propuestas por la Cooperación Europea de Ciencia y Tecnología (COST) como una sensación dolorosa o no confortable que se localiza por debajo del margen costal y por encima del límite superior de la región glútea, pudiendo irradiarse hacia uno o ambos miembros pélvicos, donde la mayoría de sus causas son de etiología inespecífica.

La lumbalgia es dolorosa, frecuente en la población en general y también en el paciente oncológico, el tratamiento intervencionista mejora el dolor lumbar lo cual se ve reflejado en la disminución del consumo de analgésicos opioides.

Es una de las causas más comunes de discapacidad y afecta a personas de todas las edades en todo el mundo. En México, la lumbalgia también es una preocupación importante debido a su alta prevalencia y su impacto en la calidad de vida de los pacientes.



La lumbalgia puede tener múltiples causas, pero generalmente se relaciona con trastornos musculares, articulares o de la columna vertebral. El dolor puede ser agudo o crónico y puede estar asociado con lesiones, hernias discales, esguinces, artritis, malformaciones congénitas o simplemente por mantener una mala postura durante largos períodos de tiempo. La obesidad, el sedentarismo, el estrés y la falta de fortaleza muscular también pueden contribuir al desarrollo de la lumbalgia.


La Medicina Intervencionista del Dolor se enfoca en el manejo y alivio del dolor crónico. Utiliza técnicas y procedimientos mínimamente invasivos para diagnosticar y tratar la lumbalgia y otras condiciones dolorosas. Algunos de los procedimientos en Medicina Intervencionista del Dolor incluyen entre otros:

  • Inyecciones de corticosteroides: se utilizan para reducir la inflamación y aliviar el dolor en áreas específicas de la columna vertebral.

  • Bloqueos nerviosos: se administran anestésicos locales o medicamentos para bloquear las señales de dolor de los nervios afectados.

  • Radiofrecuencia: se aplica calor a los nervios para reducir la transmisión de señales de dolor.

  • Estimulación de la médula espinal: se coloca un dispositivo en la columna vertebral que interrumpe las señales de dolor.


La lumbalgia es más común en personas de mediana edad, pero también puede afectar a jóvenes y ancianos. Según estudios epidemiológicos, se estima que aproximadamente el 80% de la población mexicana experimentará dolor lumbar en algún momento de su vida.


Además del sufrimiento físico y emocional de los pacientes, también tiene implicaciones económicas importantes. El dolor lumbar crónico puede limitar la capacidad de trabajo de una persona y generar costos significativos para el sistema de salud debido a visitas médicas frecuentes, pruebas de diagnóstico y tratamiento.

No vivas con dolor, hay un tratamiento para ti. Porque tu dolor me importa, hagamos visible lo invisible. Calidad de Vida, No Más Dolor.




Comments


bottom of page