top of page
  • drcaballerodeleon

Síndrome de Dolor Regional Complejo (SDRC).

En el blog anterior abordé de manera general el Síndrome de Dolor Regional Complejo, pero considerando que es un tema muy extenso quiero retomar éste y mencionar algunos aspectos que puedan ser de utilidad si alguno de mis lectores presenta antecedentes y sintomatología como la que hemos comentado en este espacio, para que acuda a consulta a realizarse una evaluación de su caso, reciba diagnóstico, así un como tratamiento oportuno. La sintomatología de este síndrome puede ser muy limitante, afectando las actividades diarias de quien lo presenta, llegando a ser incapacitante si no se recibe atención y tratamiento a tiempo; aliviar el dolor puede ayudar en gran medida a que el paciente tenga calidad de vida y funcionalidad.




Pero antes, retomemos el concepto de Sindrome De Dolor Regional Complejo, cómo surge éste. En 1993 la IASP (International Association for the Study of Pain) propone cambiar el nombre de Distrofia Simpática Refleja a “Síndrome de Dolor Regional Complejo”, y lo define como una alteración que se caracteriza por dolor espontáneo o inducido, desproporcionado con relación al evento inicial, acompañado de una gran variedad de alteraciones autonómicas y motoras, que dan lugar a una gran diversidad de presentaciones clínicas.


Este síndrome se presenta por diversos factores, que se detonan al momento de que el paciente sufre un traumatismo, sensibilizando así el sistema nervioso periférico, produciendo cambios inflamatorios.


Los síntomas en el SDRC son desproporcionados a la lesión inicial. Se ha observado que la localización de la lesión en la extremidad afectada no determina la localización de los signos y síntomas, sino que muestran una distribución generalizada; en algunos casos pueden afectar a toda la extremidad. El diagnóstico se apoya en la historia clínica, examen físico y pruebas diagnósticas.


Como señalé en líneas anteriores hay un componente inmunológico en el desarrollo del Síndrome del Dolor Regional Complejo. Se ha estudiado sobre ello y se encontró que se forman autoanticuerpos contra las estructuras nerviosas, potenciando la inflamación y exacerbando los síntomas. Además, otro aspecto que podría favorecer el desarrollo de esta patología es el síndrome de estrés postraumático o pacientes con niveles elevados de ansiedad o miedo asociado al dolor.


Las lesiones que se asocian a una mayor incidencia de SDRC, son las fracturas de extremidades superiores, extremidades inferiores y las lesiones intrarticulares.

Luego entonces, cómo se produce o qué da origen al SDRC, se consideran cuatro aspectos condicionantes: el primero, por los cambios producidos luego de una inflamación postraumática, el segundo, por una disfunción vasomotora periférica, el tercero puede darse por una sensibilización central, con cambios funcionales y estructurales en el sistema nervioso central (SNC) posterior a un mal control del dolor crónico; y un cuarto condicionante sería una alteración del sistema inmunológico, lo cual produce una activación excesiva y patológica de las células dendríticas (célula inmunitaria que se encuentra en los tejidos, como la piel y estimula las respuestas inmunitarias) tras la lesión inicial.

Enfermedades musculoesqueléticas como artritis reumatoide, pueden incrementar el riesgo, la fibromialgia también puede favorecer el desarrollo de SDRC.


El objetivo del tratamiento será la restauración funcional, disminuir la inflamación, el dolor y mejorar la tolerancia a la rehabilitación, para revertir las alteraciones del sistema nervioso central a largo plazo.

Las guías de tratamiento para SDRC, señalan iniciar con terapias conservadoras, pero si el paciente no responde a ellas, si no hay una mejoría en la funcionalidad de la extremidad y el dolor persiste, se debe comenzar el manejo con técnicas intervencionistas del dolor.

Las técnicas intervencionistas, como bloqueos nerviosos, infusiones de medicamentos y los dispositivos implantables para el tratamiento del dolor, se han recomendado para el tratamiento del Síndrome de Dolor Regional Complejo.


Porque tu dolor me importa, hagamos visible lo invisible. Hay un tratamiento para ti.

Calidad de Vida, No Más Dolor.





コメント


bottom of page