• drcaballerodeleon

Impacto del Dolor Crónico en la Calidad de Vida del Paciente.

Como hemos venido platicando en otros momentos, el Dolor Crónico es un problema de salud pública que afecta la Calidad de Vida y Funcionalidad de quien lo presenta. Ha dejado de ser un síntoma y es considerada una enfermedad, para la cual se ha estado realizando investigación en vías de desarrollar nuevos tratamientos.


Para comenzar debemos señalar que el dolor crónico es un problema que impacta en la salud y economía del paciente, así como en lo social, pues el paciente tiende a aislarse y deja de realizar sus actividades cotidianas debido al dolor.

Para conocer más sobre la epidemiología del dolor crónico, es decir la distribución en la población que presenta dolor crónico, así como los factores que afectan la salud de las personas en las diferentes poblaciones de estudio, comentaremos algunos detalles encontrados en investigaciones sobre la prevalencia de dolor crónico.

En un estudio realizado en 2014 (Dueñas) en España, señala que el dolor crónico está presente en 1 de cada 4 familias españolas; además, se observa que es mayor la frecuencia de dolor crónico en las mujeres. De hecho se afirma en revisiones posteriores a este estudio, que la sensibilidad al dolor en hombres y mujeres es influenciada por factores biopsicosociales.

Mas recientemente en nuevos estudios se ha encontrado que el dolor aumenta con la edad, la variable edad avanzada se correlaciona con la variable dolor crónico.

El dolor de origen musculoesquelético y el dolor neuropático son las causas más frecuentes de dolor crónico.

La lumbalgia, dolor de origen musculoesquelético con una prevalencia de mas de 1 mes de duración, se presenta en un 23.2% de la población muestra del estudio, siendo nuevamente las mujeres, quienes tienen más incidencia con esta patología.

Y que decir de la fibromialgia, la cual tiene una prevalencia en la muestra de estudio de un 4%, además de estar asociada a trastornos del sueño, ansiedad, depresión y problemas de cognición.

Luego entonces podemos concluir que las enfermedades físicas y mentales preexistentes en la población estudiada favorece la presencia de dolor, provocando con ello un impacto negativo en la Calidad de Vida y Funcionalidad del paciente, esto es observable dado que un 48% de la muestra presentó síntomas de insomnio (Sivertsen et al.).

Por otro lado, en el aspecto laboral también sufren consecuencias por el dolor que presentan los pacientes, dado que por el dolor pierden días de trabajo o llegan incluso hasta perderlo.

En lo social, el empeoramiento del funcionamiento físico, así como la salud mental asociados al dolor, son aspectos que limitan la capacidad de integración social del paciente.

Podría concluir este blog de hoy, señalando que a mayor intensidad del dolor, menor Calidad de Vida (Langley et al.). Hay un tratamiento farmacológico e intervencionista para aliviar el dolor, además del acompañamiento médico para llevar a cabo hábitos saludables que le permitan al paciente Calidad de Vida y Funcionalidad, No Más Dolor.


8 views0 comments