top of page
  • drcaballerodeleon

¿Dolor que no se ve?...Síndrome de Dolor Regional Complejo.

Para el paciente es difícil recuperar sus actividades cotidianas cuando presenta dolor crónico, aún más complejo cuando este dolor no se ve. Este tipo de dolor suele ser posterior a una lesión ósea o de partes blandas (tipo I), o una lesión nerviosa (tipo II).

El dolor al que nos referimos es de origen neuropático, intenso y dura más tiempo respecto de la lesión tisular original, es llamado Síndrome de Dolor Regional Complejo (SDRC). Este tipo de dolor provoca dolor intenso, por lo general en brazos, manos, piernas y pies. Los síntomas son: dolor quemante, alodinia e hiperalgesia, en algunos casos edema, cianosis, hiperhidrosis, frialdad, cambios distróficos en la piel y osteoporosis, además la extremidad afectada puede volverse fría y presentarse cambios en la piel y las uñas.


El diagnóstico temprano y el tratamiento oportuno, son fundamentales para conseguir una evolución favorable y evitar complicaciones discapacitantes. Sin embargo, no tratar a tiempo el SDRC disminuye las posibilidades de conseguir una recuperación completa, e incluso puede dar lugar a una discapacidad crónica severa.

El Síndrome Doloroso Regional Complejo es conocido como distrofia simpático refleja (DSR) o Síndrome de Südeck. En 1993, la IASP (International Association for the Study of Pain) propone cambiar el nombre a SDRC y lo define como una alteración que se caracteriza por ser un dolor espontáneo, desproporcionado con relación al evento inicial y acompañado de una gran variedad de alteraciones motoras, dando lugar a una gran diversidad de presentaciones clínicas. La IAPS define dos tipos de SDRC: el tipo I (DSR o Síndrome de Südeck), en el que no se identifica ninguna lesión nerviosa y representa el 90% de los casos clínicos, y el tipo II (Causalgia), en la que sí objetivamos lesión nerviosa.

El objetivo principal de todos los tratamientos para el síndrome de dolor regional complejo es aumentar la movilidad y el uso del miembro afectado.

Los traumatismos suelen ser la causa más común, pero hay múltiples causas desencadenantes a otros niveles (enfermedad cardiovascular, Párkinson, embarazo, diabetes, tumores, tuberculosis, fármacos, etc).

Se ha descartado que la ansiedad, la depresión o la personalidad predispongan al desarrollo de SDRC o que se trate de una enfermedad psicosomática; como ocurre con otros trastornos por dolor crónico, los factores psicosociales influyan en la respuesta al tratamiento y la persistencia de los síntomas.

La literartura señala tres mecanismos por los cuales se presenta el Síndrome Doloroso Regional Complejo.
· Cambios por inflamación postraumática
· Disfunción vasomotora periférica
· Cambios funcionales y estructurales del sistema nervioso central secundarios a una mala adaptación.

Si el paciente no responde al tratamiento farmacológico, los procedimientos intervencionistas del dolor han demostrado eficacia en el Síndrome Doloroso Regional Complejo, como por ejemplo: bloqueos del sistema nervioso simpático, bloqueo peridural con anestésico local, y neuromodulación.

Que el dolor crónico no afecte tu vida diaria, hay un tratamiento para ti. Acude con un Médico Intervencionista del Dolor y Cuidados Paliativos, te brindaremos un tratamiento individualizado, con técnicas innovadoras, equipo de última generación y amplia experiencia.

Recupera tu Calidad de Vida y Funcionalidad, No Más Dolor.

6 views0 comments

Comments


bottom of page